La experiencia de Annie Cusson ganadora del Premio Jeannine Vallières 2018

Cuidate todos los días.

En agosto pasado, el equipo de la Fundación en Pascuales me dio una cálida bienvenida para llevar a cabo un proyecto de ayuda mutua y solidaridad. El objetivo principal era dar a las mujeres de Pascuales un espacio para cuidarlas y romper su aislamiento. Durante un mes, los participantes, miembros del personal y ancianos de la comunidad experimentaron con varios enfoques y técnicas de relajación para promover el bienestar diario. Más de cincuenta personas participaron en los talleres y muchos me mostraron los beneficios: “como medito en la noche, duermo mucho mejor”, me confió un anciano.

¡Descubrir divirtiéndose! Además, tuve el gran placer de colaborar con una joven francesa que estaba haciendo una pasantía, Carole-Anne Vanstavel, con quien hemos preparado clases dinámicas de francés de forma comunicativa, inclusiva y completamente lúdica. Los talleres se llevaron a cabo en ayuda mutua y placer y permitieron unir a 45 personas de 7 a 77 años. Los participantes intercambiaron ideas para desarrollar algunos diálogos de saludo y presentación. ¡Incluso cantamos en francés! Con emoción, una joven madre soltera compartió con nosotros: “Las clases de francés han despertado en mí el deseo de aprender y volver a la escuela”.

Gracias a los diversos talleres ofrecidos, el intercambio de la vida cotidiana de los empleados, las visitas turísticas y los eventos en la comunidad (fiestas y desfiles), descubrí gente acogedora y genuina que desea compartir sus conocimientos, cultura y habilidades. Abiertos a nuevos horizontes.

Annie Cusson

Beca Jeannine Vallières 2018

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.